miércoles, 27 de enero de 2010

Uno que viajó para la Argentina...


Otro encargo muy especial, este es un monstruo muy buscado
y va a ser muy querido, que lo se yo...



Ella nació en invierno, pero supo enseguida que viajaba a un lugar dónde ahora hacía calor, y por eso eligió ese modelo fresquito y marinero.
Por mucho que intenté convencerla de que se abrigara mientras estaba en Alicante,
ella no aceptó el consejo.




Se ponía gafas de sol,
andaba descalza por la casa,
tomaba baños de agua helada,
comía frigopies todo el tiempo y...
decía contínuamente:

Ufff... qué calor!



Tanto se sentía ella en verano
que no cogió ni un leve resfriado,
ya veis! el poder de la mente...



Cuando acepté que no era rebeldía pura,
sino puro entusiasmo lo que invadía su mullido cuerpo,
decidí llevarle la corriente.




Así fue como nos hicimos aun más amigas
y le pude contar cosas de la persona a la que iba a conocer:
Silvina.




Me ayudó a autoempaquetarse,
y se quedó muy quietecita en su bolsa
pensando en su caluroso destino.



...

1 comentario:

quinipota dijo...

¡Qué suerte! Lo que daría yo por un poco de verano ahora... ¡Y además en Argentina! Très jolie...